Guaruguaja


Tiquiba, fuego de todas las palabras
noviembre 20, 2008, 4:17 pm
Filed under: Uncategorized
Tiquiba
Tiquiba

 “Por eso estamos aquí. Siempre del lado de los honestos, de los creadores. Del lado de aquellas personas que no han juzgado a nadie si no por la honestidad que militan.”

Yolanda Delgado
Radio Nacional de Venezuela

Hace ya tres años el Encuentro Puntual de los Amigos, una de las actividades más destacadas desarrolladas por ese grupo entusiasta llamado Tiquiba, no alumbra con su sol la mañana de Paraguaná. La causa la hemos denunciado por diversidad de medios: la arrogancia de un Alcalde que ha secuestrado los espacios culturales para el proselitismo partidista y decretado la exclusión de quienes no piensen como él. Así como ha habido el silencio cómplice de muchos ante la situación, también se ha dado el aliento, la palabra, el gesto solidario a una labor de más de dos décadas y a una actividad que hizo del Complejo Cultural Josefa Camejo una referencia nacional.

Cecilia Todd, quien ha llevado al mundo el canto popular venezolano y participó durante dos años en el Encuentro Puntual de los Amigos nos expresó: “Este tipo de personajitos son los que hacen mucho daño al país, sobre todo en este momento de supuestos cambios. Son los coleados, los que aprovechándose de la coyuntura se hacen pasar por otra cosa pero que son fieles representantes de lo que hemos sufrido por tantos y tantos años. Creo que el caso hay que llevarlo a otras instancias porque lamentablemente no es el único. Cuenten conmigo para lo que sea. Estoy segura de que van a seguir llevando a cabo su misión como hasta ahora lo han hecho pues en 20 años con seguridad que no han sido pocos los problemas que han sabido sortear, esta vez no va a ser diferente. Además en todo este camino tampoco somos pocos los amigos que estamos dispuestos a apoyarlos y a solidarizarnos con ustedes. Para lo que sea estoy a la orden.”

La investigadora Belkis Rojas, de la Universidad de Los Andes en Mérida, nos dijo: “Cuanto lamento que mis solidarios amigos de Tiquiba estén pasando por esto. Es una grandísima pérdida de tiempo y energía tener que ocuparse de cosillas tan oscuras y mediocres. Me gustaría decirles que no se preocupen, que la basura poco apura, pero se, por experiencia propia que eso no es así. La basura molesta y mucho y hay que ocuparse. Me parece bien la defensa civilizada que están haciendo, tal como corresponde a lo que ustedes son como personas y a su quehacer de siempre. Existe mucho ser irracional, enfrentarlos es muy difícil porque no juegan con la razón sino que se burlan de ella. Les deseo suerte en esa quijotesca batalla. Mi apoyo, mi cariño, la razón y por lo menos la poca verdad que pueda existir en toda esta controversia está con ustedes los Tiquiba. Cuenten conmigo si puedo ayudarles en algo.

La docente e investigadora de la Universidad Francisco de Miranda en Coro Blanca De Lima, facilitadora de los talleres de Historia Oral que formaron parte del programa del Encuentro Puntual de los Amigos también nos hizo llegar su sentir: “siempre he admirado tu afecto al terruño y tu intensa labor y la de los jóvenes y docentes del municipio por rescatar la memoria, la identidad y la historia local. Voy saliendo hacia Madrid a un curso, precisamente para mejorar mis conocimientos en la búsqueda permanente del rescate de lo propio, parte de cuyas raíces están cruzando el mar. Me solidarizo contigo en todo cuanto ayude a salvar la labor de tantos años. Con afecto y solidaridad.” María García, directora del Archivo Histórico de Guayana en Ciudad Bolívar envió palabras desde las orillas del Orinoco: “Amigos la fortaleza de los hombres está en su fe y en el esfuerzo que realizan por lograr lo que creen. Siempre han luchado con la adversidad. Desde aquí y desde allá quienes conocemos su trabajo de años apoyamos su esfuerzo por lograr el desarrollo cultural de su Falcón querido. No den  ni se den tregua. Adelante. Un abrazo y todo mi apoyo fraterno.

Desde Barquisimeto, el poeta Julio César Blanco Rossitto, palabra trascendente del recital con el cual siempre finalizaban los encuentros puntuales nos hacía llegar su abrazo: “Con tristeza he seguido las informaciones recibidas por ustedes en torno al trato que han recibido de parte de las autoridades municipales. Desconozco la política doméstica del Municipio Falcón, así como la trayectoria de las personas que la ejecutan, por consiguiente no podría tomar parte en esos asuntos sin cometer el pecado de la parcialización. Sin embargo, se del trabajo que ustedes han venido realizando con ahínco, amor, desinterés y sobre todo, pluralismo. A todos los hombres y mujeres que de una u otra forma hacemos cultura, no puede más que entristecernos la corta visión de algunas autoridades que lejos de contribuir a fortalecer el desarrollo de un patrimonio que pertenece a los pueblos, y por ende a la humanidad, se esmeran en intentar destruirlo. Es propio de necios, hacer gala de la intolerancia y el radicalismo en estos albores del siglo XXI. La categoría de revolucionarios no solo aplica a quienes dicen profesar ciertas ideas políticas, sino más bien a quienes con sus acciones, sin distingo de condición social, raza, cultura, religión y sexo, contribuyen al fortalecimiento de la Condición Humana, entendiendo esta como el derecho a la libertad, la paz, la disensión, la crítica sana, entre muchas otras cualidades del hombre. Valga esta breve reflexión para aquellos amigos que un día me recibieron en Pueblo Nuevo de Paraguaná donde llegué a pedir posada y me recibieron a cambio de nada, y mitigaron mi sed espiritual, sin solicitar salvoconducto alguno.”  Por ese sentir, expresado desde los cuatro puntos cardinales de Venezuela, pero fundamentalmente por una comunidad que espera de sus hijos, seguimos adelante a pesar de los golpes y la exclusión.

Isaac López

Isaac en Lisboa

Isaac en Lisboa